Club de Magia

La magia tiene un especial atractivo, tanto para los adultos como para los niños.
En el caso de los pequeños, es un estímulo para la mente y un aliciente para conservar el “pensamiento mágico”, esa capacidad que les permite creer que es posible adivinar lo que otro piensa o hacer desaparecer objetos. Una baraja, unos dados, incluso una moneda, son suficientes para sorprenderlos.

Objetivos:

– Aprender a ver Magia con ilusión, disfrutando de los trucos y reducir la “inquietud” exclusiva de cómo se hace el truco.
– Enseñar los principios básicos, de presentación y puesta en escena de los trucos.
– Enseñar a los niños, determinadas capacidades de destreza manual.